Product Moment Design

¿Qué es un momento?

Un ‘momento’ es una fotografía, ese lugar congelado que refleja un eslabón temporal entre lo que estaba pasando antes y lo que estaba a punto de suceder. Algo que ocurre en un contexto concreto y con unas emociones asociadas a las personas que lo vivieron, todas estas piezas juntas hacen que en su conjunto el puzzle tenga sentido, un puzzle que solo significa algo en ese preciso instante, por eso la narrativa visual es tan potente.

Definición de Momento en wordreference



De acuerdo con ‘wordreference’, la palabra ‘momento’ tiene diferentes acepciones, dispares pero complementarias. Me voy a quedar con un trocito de cada madeja para intentar hilar entre ellas:‌ Oportunidad, singularidad, transcendencia, presente… palabras poderosas, sin duda, que podríamos encajar entre ellas de la siguiente manera: ¿‌“Una oportunidad singular para hacer transcender tu presente”?. La verdad es que me sirve mucho para seguir avanzando en esta historia. ¡Vamos allá!.

La vida está llena de momentos, son cajones en la biblioteca de la memoria que almacenan emociones y recuerdos que hablan de quiénes éramos, de lo que sabíamos y las motivaciones e incentivos que nos llevaron a llegar a guardarlos.

La frase: “No estaba en mi mejor momento” me parece reveladora sobre la historia de una persona. Porque tú has sido 100 personas distintas a lo largo de tu vida. Has afrontado contextos en los que tu comportamiento se ha visto afectado por factores externos a ti y que solo se pueden entender desde la piel de tu yo del pasado.

¿Y qué tiene esto que ver con diseño ?


Diseñando para el momento de tu producto

Por suerte o por desgracia la mayoría de los productos en etapas tempranas aún no tienen la capacidad de tomar decisiones por si mismos. Se podría decir que aún son niños. Tal vez algunos algunos algoritmos en su pre-adolescencia ya les permiten levantar la mano y rebelarse contra el sistema. Pero aún no tienen un hueco en la mesa de los mayores y tenemos que elegir por ellos lo que creemos que es lo mejor para su futuro. Evidentemente, en muchas ocasiones nos equivocaremos, porque somos humanos y estamos sesgados por nuestras propias vivencias y expectativas. Y seguro que en algunos casos les arruinaremos la vida, a menos que sepamos guiarles o ayudarles por el camino.

Nosotros llamamos a esto ‘Product Moment Design’ (En inglés, porque suena más profesional). Se trata de entender el momento en el que tu producto va aterrizar en el mercado , entender el mercado y el negocio y entender las emociones que habrá depositadas en él por parte de los consumidores. Hay una frase, ‘muy de producto’ que lo explica bien: ‌“‌No se puede diseñar el contenedor sin entender el contenido”.

Os pongo un ejemplo relacionado con un listado de elementos:

Con 20 resultados probablemente no necesitemos un sistema de filtros. Con 100, seguro que requiere una buena taxonomía para hacerlo. Con 1000, sin duda podría tener una ordenación personalizada en base a experiencias de navegación previa.

¿Pero tiene sentido diseñar para una plataforma con 1000 resultados cuando aún no sabemos ni si a la gente le va a interesar nuestro contenido?. Si invertimos nuestro tiempo y esfuerzo en diseñar para el producto que queremos ser en tres años, no solo vamos a salir con un producto que no se corresponde a la realidad, sino que también vamos a salir tarde y en un contexto para el que no estamos preparados. Nunca es positivo vivir en el limbo ni dejar que te arrastren las olas de un temporal que no te esperas.

De cisnes negros y pavos de navidad

El ser humano no está preparado para asumir lo cambiante de la realidad, preferimos vivir sin miedo a la muerte y asumiendo un futuro que se basa en patrones del pasado. Entonces llega un evento que lo cambia todo. Pensad en el mundo de hace dos años (pre-covid) y el mundo actual. ¿Cuántos hábitos y comportamientos se han modificado?.

Los productos que consumimos se han adaptado a la realidad que vivimos a golpe de realidad, es así. Me imagino ese proyecto que lleva dos años siendo desarrollado y que de repente se topa con el covid. ¿Qué haces?¿Cambias cosas?¿Y si sale cuando haya acabado la pandemia?¿Y si después nos invaden los alienígenas?. Decía mi padre que: ‘creique’ y ‘penseque’ son los mayores amigos de la mediocridad.

El mundo en que vivimos es ‘comida rápida’, lo que hoy funciona ya es ‘viejuno’ mañana. Diseñar, entre otras cosas, significa activar soluciones y permitir a los productos crecer orgánicamente. ¡Dejad vivir a los productos!.


Un mundo vibrante requiere otro tipo de diseño


Un producto antes de salir al mercado no es más que una hipótesis, a veces una con unos píxeles bien distribuidos y un algoritmo maravilloso, pero una hipótesis al fin y al cabo. Jugamos en terrenos de alta incertidumbre y la única forma de combatirla es a través del análisis del momento. Hay una frase que leí hace tiempo, que dice:‌ “‌No diseñamos productos, diseñamos clientes”. Yo la matizaría aún más “Diseñamos clientes para un momento específico de nuestro negocio”.

El problema es diseñar con más fé que hechos, encomendando a la providencia decisiones sobre las que no tenemos ni ‘pajolera’ idea. Por muchos test de usuario o encuestas que hayas lanzado, no sabes nada, siento decir esto. Aunque también sea dicho, si has tenido el tiempo y los recursos para hacerlos, es probable que tengas más probabilidades de sobrevivir que el resto, el problema, es que sobre el papel es muy bonito todo, pero los emprendedores normalmente no se pueden permitir invertir dinero en una validación profunda. Esto hace que muchas personas, ilusionadas y bienintencionadas, con mucha visión, se lancen a la aventura de crear productos sin hacerse las preguntas correctas.

Diseñar para el momento significa entender, pensar y proyectar desde el negocio para aportar valor con la cabeza puesta en el origen de la necesidad principal que queremos cubrir. Se trata de dedicar tiempo a plantear escenarios, a acortar funcionalidades, a priorizar, a decidir y sobretodo a desenamorarnos de las ilusiones de lo que queremos, para poder remar hacia lo que necesitamos.

Solemos decir que sobre la pantalla todo es muy fácil. ¿Añadir un botón de favoritos? Muy fácil. ¿Un área privada?. Muy fácil. ¿Detalles de búsqueda asociados a filtros? Facilísimo. Pero entonces, toca ponerse a hacerlo y ¡vaya!, lo que suele pasar es que tu lanzamiento para septiembre parece que se va a ir a enero. Tu momento se podría haber pasado para entonces.

Diseñar para el momento de tu cliente no es fácil, porque requiere pelear muchas decisiones, ser el malo de la película y evangelizar mucho, es una tarea ardua que está muy vinculada al rol del Product Manager, nosotros llamamos a este perfil ‘Design technologist’ (Que en castellano tiene una traducción que no suena especialmente bien, ¿Tecnólogo del diseño?). Cada decisión tiene un impacto en desarrollo. Medir ese impacto te permite controlar el tiempo. Y controlar el tiempo es el super poder más maravilloso del mundo, porque solo así puedes hacer que las cosas se hagan realidad y que nadie ni nada se muera en el intento.

Si te preocupa el producto, como a nosotros y no quieres que tu nombre aparezca en algo de lo que no te sientas orgulloso, diseña, investiga y co-crea para el momento, lucha por el momento. Es un camino difícil, no te voy a engañar, pero cuando las cosas suceden todo habrá merecido la pena.

“Una oportunidad singular para hacer transcender tu presente”. Pues un poco eso, tienes un disparo para no ser uno más o convertirte una idea en un cajón. !Es tu momento, aprovéchalo!