4 SEMANAS
Una escuela online que forma a los profesionales del futuro en Nocode
LA OPORTUNIDAD
¿Cómo podríamos transmitir conocimiento en torno al 'nocode' de una forma estructurada que promueva e incentive la conversión?
El nocode ha venido para quedarse. Tanto para emprendedores que quieran experimentar, automatizar tareas de su día a día o crear productos digitales, como para empresas tecnológicas que ya están demandando perfiles expertos en este tipo de tecnología. Es por eso que Sharing Away quiere ofrecer tanto a usuarios individuales, como para empresas formación estructurada según la base y los objetivos de casa perfil, contando con los mejores profesionales para hacerlo. Siguiendo con su filosofía de compartir conocimiento, creando así una comunidad inquieta, incansable e imparable y una newsletter que te mantiene informado de las novedades.

¿Qué hicimos?

Rediseñamos y construimos la web poniendo foco en las necesidades que habían detectado en sus usuarios. Contábamos de base con mucho contenido interesante, entendimos su misión y cómo aportaban valor a sus usuarios. Con eso, teniendo en cuenta la esencia de SharingAway y la facilidad para autogestionar su contenidio diseñamos un sistema de diseño en webflow que les permitiese escalar en base a los nuevos restos que iban a asumir a lo largo del año.

"
Una escuela online que forma a los profesionales del futuro

¿Qué aprendimos?

Flujos de usuario

Con tanto contenido interesante fue clave pensar y empatizar en cómo se sentiría de abrumado un usuario por primera vez. Hemos definido una experiencia en la que te aportamos tanto si es tu primera vez como si no.

Clientes expertos

Con clientes expertos en 'nocode' no cabía la duda de que la experiencia sería positiva para ambas partes. Tuvimos la oportunidad de aportar nuestro valor como Tiempo Relativo pero no desperdiciamos la ocasión de aprender de ellos.

Alinear expectativas

Nos pareció clave alinear expectativas, investigar y entender proyectos que les inspirasen y que se sintiesen identificados. Al final, creamos los mejores productos para sus usuarios pero el cliente tiene que sentirse cómodo y orgulloso del resultado.

Conclusiones

Validar un MVP no es sinónimo de no cuidar la experiencia, mimar el detalle y alcanzar un producto que gestione la complejidad. Nuestro trabajo ha servido para ayudar a personas y eso solo se puede hacer desde el diseño que baraja todas las opciones y casos posibles para que la experiencia obtenida genere confianza y profesionalidad.